sábado, 22 de octubre de 2011

El cine checo


Empecemos con una de las ramas del cine que subjetivamente más me interesa, el cine Checoslovaco. De todo lo que he visto de diferentes países nunca había encontrado algo tan particular, tan único y que me atrapara tan rápido y de manera tan sobrecogedora. El cine Checo es desquiciado, emotivo, oscuro y lleno de luz al mismo tiempo. Al menos lo que yo he tenido la suerte de ver, que más que nada son películas de la nueva ola checa, películas entre 1960 a 1980 aproximadamente.  Los exponentes que más me han llamado la atención de esta época son: El genialísimo Juraj Herz siempre con su atmósfera lúgubre y desgarradora; Oldrich Lipský con su humor inigualable y tan trabajado, adelantadísimo a su época, además de poseer una técnica innovadora y envidiable a la hora de filmar; Vera Chytilova siempre rompiendo esquemas y exponiendo sus ideas de manera honesta y avant garde; Dusan Hanàk que transmite con sus películas una realidad perfecta y cruda, sensibilidad a flor de piel. Por otro lado, es innegable que esta tierra sagrada la cual tiene como nombre Checoslovaquia, sacó de sus entrañas  a grandes representantes  del cine de animación como el gran Jan Svankmajer o el no tan conocido pero igualmente genial Jirí Barta que no tiene absolutamente nada que envidiarle a Svankmajer. Hay demasiado de que hablar de este mítico lugar y de sus exponentes inmerecidamente poco conocidos. Eso es exactamente lo que haré en las siguientes entradas del blog, hablar de las películas que más me gustan de este país, espero lo disfruten tanto como yo.

Les dejo un dato un tanto curioso y que no creo sea mera coincidencia:
Checoslovaquia etimológicamente deriva de la palabra Čechy (del etnónimo chechos) que en español significa bohemia (Según la RAE: “Se dice de la vida que se aparta de las normas y convenciones sociales, principalmente la atribuida a los artistas”).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada